Anglicismos no, gracias

13:04


O nos estamos volviendo locos, o yo me estoy volviendo una tiquismiquis. El otro día estaba leyendo un artículo sobre un diseñador murciano en la revista ‘Papel’ de ‘El Mundo’ y casi me hervía la sangre al ver que batía el récord de anglicismos innecesarios por párrafo.


El artículo empieza mal desde el titular: “El next level de la sudadera”. Me encantaría sentarme frente al redactor y preguntarle cómo de necesario era usar ‘next level’, porque sinceramente, creo que no aporta nada de información. Es más, me da la sensación de que intenta ir de moderno, como cuando un padre quiere hacerse en joven con su hijo hablándole de ‘tío’, ‘tronco’ o cualquier palabra coloquial que se una persona suele usar entre amigos.

Siguiendo con el análisis, en el segundo párrafo en tan solo una frase encontramos tres anglicismos casi seguidos: “Artífice de las bombers, camisetas y sudaderas coloridas y minimalistas que triunfan entre fashionistas y celebrities bajo la marca que lleva su mismo nombre, Pintón explica que el secreto de su éxito es ofrecer un producto humanizado”. El uso de la palabra bomber  no es reprochable en este caso, es la forma de denominar un tipo de chaqueta que no tiene traducción, o al menos que yo sepa. Ahora bien ¿Fashionistas? Y ¿celebrities? Se ve que decir expertas en moda y celebridades o famosas no es lo suficiente moderno para el público.

Lejos de quedarse ahí el redactor, que para llevar dos párrafos el artículo va bien servido de anglicismos, prosigue: “Antes de eso, en 2007, había dado sus primeros coletazos en el mundo de la moda diseñando camisetas homemade que vendía entre amigos”. Sé que el público objetivo de esta revista no es mi abuela, pero ¿qué pasa si le da por leer esto? Y no hace falta irse a una generación tan mayor, ¿qué pasa si lo lee mi padre que no sabe inglés? ¿De verdad este artículo es accesible para todos? Desde mi punto de vista, si de verdad se tuviese en cuenta al lector el periodista hubiese puesto camiseta hecha en casa o camiseta casera, que tampoco queda tan retro.

Como ya he mencionado, puedo entender que se usen algunos anglicismos de palabras que no tienen traducción al castellano y que son de uso diario, es total mente comprensible (no soy ninguna talibán del castellano). Pero todo tiene un límite y tenemos una lengua muy rica en términos, al menos para usarlos en el ámbito profesional, en la calle, que cada uno hable como quiera.

Además, me he percatado que es un fenómeno que tiende a  darse en revistas de moda, de estilo de vida (o lifestyle, como se llaman ellos ahora) e incluso en algunas páginas culinarias y de decoración. En ellas abundan los términos cookieoutfit o running,  por numerar algunos.

No me atrevería a poner la mano en el fuego, pero probablemente seamos de los que más anglicismo usamos en los medios de comunicación. Y esto es curioso, dado que somos uno de los países que peor dominamos la lengua inglesa.


Quizás te guste

2 comentarios

  1. qué desesperante...queda horrible y ya no sabes si estás leyendo en español o en ingles ajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Totalmente! No soy la única que piensa así :)

      Eliminar

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *